Casinos y Hoteles

Hay más de setenta casinos en Las Vegas y no estuve ni siquiera en la mitad de ellos, pero voy a contar todo lo que vi y aprendí de los que sí visité, que no fueron pocos.
 

Casinos

Los casinos abren 24 horas e incluso los más pequeños son más grandes que cualquiera que yo haya visto en España. También se puede ver más personal de Seguridad (incluso policía) circulando por ellos. Cuentan en su interior con restaurantes y bares incluso de franquicias conocidas. Por ejemplo nuestro casino, The D, contaba con un McDonalds y el vecino Fremont, con Dunkin Donuts. Es ideal para empezar a jugar justo después de desayunar.

Una cosa que me llamó la atención es el poco número de Ruletas comparado con los casinos españoles, en los que este juego es el rey. Tampoco es de extrañar ya que el margen de la casa es de los peores, teniendo en cuenta que allí ese juego tiene otras reglas.

Sin embargo tragaperras había muchas, aunque la mayoría vacías. Da la sensación de que la gente juega más a estas máquinas allí que en España, pero siguen sin estar abarrotadas. De todas formas a los casinos les compensará, si no, no habría tantas. Tienen mucho margen para la casa. También parece que dedican más espacio del casino a ellas que aquí. Me refiero a la relación del tamaño de la zona de las tragaperras con respecto al resto del casino. Y por supuesto se pueden ver máquinas gigantes que yo no he visto aquí, como esta del New York New York:

 

 

Se pueden ver en algunos casinos máquinas antiguas. No se usan, son solo de exposición. Como estas del Bellagio:

 

 

Dados

Los reyes de los casinos americanos son el blackjack, el Poker y los Dados (craps).

Me impresionó el tamaño de las mesas de Dados así como que hiciesen falta cuatro personas para operarla: tres crupieres y otra que recogía los Dados después de las tiradas.

La primera sensación al llegar a la mesa es la de que es todo muy complicado. Y realmente puede llegar a serlo, de hecho algunos casinos dan lecciones gratuitas de Dados por las mañanas. Hay muchas apuestas y algunas complejas, extrañas y con alto margen de la casa. Pero se tarda poco en aprender las más sencillas y además el margen no es malo (1.41% para el “pass line”).

Lo realmente atractivo de los Dados es que casi todos los jugadores apuestan a lo mismo, razón por la cual parece que todos pierden o ganan a la vez. Se crea una camaradería que no existe en otros juegos, se juega en equipo y los jugadores se animan unos a otros. Otro atractivo extra, no presente en el resto de juegos, es que son los jugadores quienes lanzan los Dados por turnos. En las cartas y Ruleta son los crupieres quienes reparten o lanzan la bola, pero aquí es el propio jugador el que decide la suerte de los demás.

Es una lástima que no haya Dados en España porque es un juego muy divertido, pero también es comprensible. Es caro para el casino porque tiene un margen bajo y requiere mucho personal, además de intimidar al jugador al principio. Tardaría tiempo en abrirse hueco.

 

Cartas

Respecto a los juegos de cartas, por supuesto el blackjack (hablaré extensamente sobre él en el siguiente artículo) sigue siendo el que más mesas ocupa en los casinos, seguido por diversas variantes de Poker contra la casa.

Un viejo conocido es el Caribean Stud o “Poker de contrapartida” como se le conoce en España. Es un juego simple pero con un margen para la casa bastante alto, por lo cual no es recomendable jugar. Otras modalidades más modernas y atractivas son las más practicadas allí, principalmente el Three Card Poker y el Ultimate Texas Hold’em. Este último ya se puede encontrar en los casinos españoles desde hace dos o tres años y es una variante sencilla del popular Hold’em pero todos los jugadores juegan contra el crupier, no entre ellos. El Three Card Poker sin embargo no existe en España y es una pena, porque es un juego sencillo, ágil, atractivo y divertido. Personalmente creo que tendría éxito aquí y ojalá lo podamos ver en el futuro. El margen de la casa de estos juegos está en torno al 2-3% y es más alto que otros juegos pero no tanto como la Ruleta americana o el Poker de contrapartida, que pasan del 5%.

Hay dos o tres variedades más de Poker presentes en casi todos los casinos, pero las más usadas son las mencionadas anteriormente.

También había Baccarat en Las Vegas pero con pocas mesas. Da la sensación de que no es un juego con demasiada afición allí. Y aún teniendo un margen bajo para el casino no acaba de resultar atractivo.

 

Fichas

En Las Vegas las fichas más usadas suelen ser del mismo color en todos los casinos, de esta manera:

  • $1: Blanco o azul
  • $5: Rojo
  • $25: Verde
  • $100: Negro

 

No hay fichas de $0.50. Cuando tienen que pagar esa cantidad (por ejemplo $7.50 en un blackjack) usan directamente la moneda de 50 centavos.

A continuación se pueden ver algunas fichas de casinos de Las Vegas:

 

Bebidas

Todas las bebidas son gratuitas mientras se esté jugando. Eso sí, hay que dar $1 de propina a la camarera (hablo en femenino porque todas allí lo eran). Normalmente no hace falta solicitar al crupier que llame a la camarera ya que pasan por las mesas con bastante frecuencia.

 

Propinas al crupier

El momento para dar propina al crupier (si se considera oportuno) suele ser al irse de la mesa. Las razones principales son dos: que el crupier haya sido muy agradable y haya hecho que el rato sea más ameno, o después de una racha de buena suerte. En casi todos los casinos las propinas no son personales sino que van a un bote que luego se reparte.

 

Souvenirs

Los casinos renuevan constantemente las barajas y los Dados. En vez de tirar el material usado, lo venden como souvenir y por buen precio (menos de $2 en muchos casos). En las barajas usadas cortan las cartas por las esquinas de forma que no puedan ser de nuevo utilizadas en el casino.

 

Los Dados tampoco se pueden volver a utilizar porque están numerados y los crupieres saben en todo momento cuales son los que están activos en la mesa. Estéticamente son muy bonitos y los utilizan en tres colores: azul, rojo y verde. Dado lo baratos que eran, me arrepiento de no haber comprado los tres colores. Aquí se pueden ver los azules:

 

 

Apuestas deportivas

Muchos casinos cuentan con salas de apuestas deportivas, algunas de ellas realmente impresionantes tanto por su tamaño como por su diseño y elegancia. Las pantallas gigantes en las que se pueden ver determinados eventos deportivos son casi de tamaño cine.

apuestas deportivas
Sala de apuestas deportivas

 

Higiene de manos

Es muy frecuente ver máquinas para lavarse las manos en las salas de juego, usando un desinfectante de secado rápido. Las fichas, monedas y billetes pasan por muchísimas manos y no está de mas de vez en cuando usarlas.

 

Fotos

La norma es que no se pueden hacer fotos. Sobre todo cuando puedan aparecer en ellas otros jugadores, ya que se protege su intimidad. Mucho cuidado hay que tener con la zona de cajas y tampoco se permite enfocar a las mesas de juego. Pudimos hacer algunas fotos en las zonas de las tragaperras, cuando no había gente, o en la entrada de los casinos. Pero en las mesas ya es más difícil.

Una de las fotos de grupo nos la hizo un vigilante de seguridad. Se daban las condiciones para poderlo hacer: estábamos muy cerca de la entrada, las mesas quedaban muy lejos y además salíamos en primer plano, con lo que casi no se veía lo que hay detrás.

En la mayoría de casinos no dejan usar (ni siquiera sacar) el teléfono móvil en las mesas de juego pero sí en la zona de tragaperras.

 

Límites

Los límites de apuesta mínima son variables. En el Strip es muy difícil ver mesas de menos de $10. Aunque también es cierto que al Strip sólo fui por la tarde o noche. Seguramente por las mañanas se puedan encontrar mesas de $5. De hecho el casino Paris garantizaba este tipo de mesas para el blackjack.

En el Downtown si. Por las mañanas había bastantes mesas de $5. Y a diferencia del Strip, aquí también se podían encontrar por la noche. Aunque eran minoría.

En el extremo opuesto imponen las zonas VIP de los casinos más lujosos con límites mínimos de $200 e incluso $500.

 

Mesas electrónicas

A diferencia de en España, allí no vi mesas electrónicas con crupier. Aquí es habitual que los casinos cuenten con mesas de blackjack y Poker en las que no se juega con fichas sino con una pantalla de ordenador, aunque el crupier esté presente. Además son las que admiten apuestas más bajas.

En Las Vegas no. Las de blackjack son electrónicas del todo y el crupier es virtual. Mesas electrónicas de Poker no vi, sin embargo todos los casinos tenían mesa automática de Dados y también algunos de carreras de caballos. Tampoco abundaban las Ruletas electrónicas lo cual se puede explicar por la poca afición que existe allí a la Ruleta, como se ha dicho antes.

 

Texas Hold’em

Al igual que aquí, me esperaba ver en los casinos de Las Vegas grandes zonas habilitadas para los jugadores de esta variedad de Poker. Sin embargo no es así, esto ocurría en pocos casinos. Allí casi todo el Poker (Hold’em incluido) es contra la banca, no jugadores entre sí.

 

Gente

La inmensa mayoría de los jugadores era estadounidense. Es lógico, dado que el 80% de turistas que van a la ciudad son norteamericanos. No coincidí en las mesas, ni vi en los casinos, a españoles. Y había pocos europeos. Tampoco abundaban los asiáticos, tan comunes aquí. Y la media de edad me pareció notablemente más alta que en España, donde suele haber mayoría de gente muy joven en los casinos los fines de semana. En Las Vegas la mayoría de jugadores era de mediana edad.

 

Hoteles

Casi todos los casinos son también hoteles y también hay hoteles que no tienen casino. Por supuesto el casino está perfectamente integrado en el hotel, de forma que para ir a cualquier sitio hay que pasar por las salas de juego.

Todos los hoteles cuentan con parking, dividido en dos zonas: self-parking y valet-parking. Esta última es la zona para los aparcacoches. Se les deja vehículo y ellos se encargan de aparcarlo y volverlo a traer de vuelta. Para poder usar este servicio en nuestro hotel no bastaba sólo ser cliente, sino que había que tener una tarjeta de jugador. Además al recoger el coche se suele dar una propina de $2 al aparcacoches. El self-parking es la zona del aparcamiento normal. El problema que hay con los parkings de Las Vegas es que suelen ser muy altos, con muchas plantas. En algunos las primeras son las reservadas al valet, con lo que si se quiere aparcar el coche por uno mismo, hay que dar muchas vueltas hasta subir a las plantas más altas. La opción valet es muy cómoda y recomendable, para ahorrarse tiempo y mareos.

Aunque cada vez en menos, sigue habiendo hoteles cuyo self-parking es gratuito, como el Treasure Island o Circus Circus entre otros. Lo mejor es buscar una lista actualizada en Internet.

Me llamó la atención en nuestro hotel el funcionamiento de los ascensores. Teniendo en cuenta que es un hotel pequeño, imagino que en los más grandes ocurrirá lo mismo. Hay varios ascensores y no se podía llamar directamente a ninguno. En vez de esto había un panel común en el que se marcaba la planta a la que se quería ir y el sistema informaba de cual sería el ascensor encargado de llevarte. No sé si esto sucede ya también en España o no, yo no lo he visto. También en la zona de los ascensores se situaba personal del hotel para comprobar que la gente que subía a las habitaciones era cliente del hotel o no, solicitando la tarjeta de acceso. Veo normal esta precaución, dada la inmensa cantidad de gente de todo tipo que circula por los casinos de Las Vegas.