El seguro

Un aspecto del juego que al principio puede resultar confuso es el del seguro. Se trata de una apuesta paralela que el jugador tiene opción de hacer si la primera carta del croupier es un as. Dado que hay probabilidades  de que el croupier obtenga blackjack, el jugador se puede asegurar frente a eso.

Una vez ha repartido las cartas, si su carta descubierta es un as, el croupier ofrece el seguro antes de que empiece el juego. El jugador que desee asegurar debe apostar la mitad de su apuesta inicial como máximo. Si su apuesta fue 10 entonces para el seguro debe apostar 5 o menos. Las fichas destinadas al seguro se colocan en una casilla especial.

Si el croupier obtiene como segunda carta un diez o figura, el jugador gana el seguro. Cobra el doble de la cantidad que aseguró porque el seguro se paga 2 a 1. Si el croupier no consigue blackjack se pierde la apuesta del seguro. Justo después de que el croupier vea que su segunda carta no es una figura o diez, recogerá las apuestas del seguro porque ya se han perdido. Luego se continúa jugando normalmente y los jugadores podrán ganar o perder sus apuestas principales.

 

¿Qué hacer?

Generalmente no es una buena idea. Para que una apuesta que se paga 2 a 1 sea justa, el jugador debería tener 1/3 de probabilidades de ganarla. Así, el tercio de las veces que gane obtendrá el doble de lo apostado y los dos tercios restantes perderá lo apostado. Con lo cual a la larga ni ganará ni perderá dinero. La expectativa matemática o margen de la casa sería:

(2/3 x 1) – (1/3 x 2) = 0

Pero las probabilidades de ganar el seguro son 4/13, porque cuatro cartas tienen un valor de diez puntos de las trece diferentes que hay, y 4/13 es ligeramente menor que 1/3. Así que el jugador a la larga perderá dinero con el seguro.

(9/13 x 1) – (4/13 x 2) = 1/13 = 0.77 = 7.7%.

Es un margen grande favorable al casino para esta apuesta. Hay una excepción. Si la probabilidad fuese mayor que 4/13 (porque en la baraja quedan muchas figuras o dieces por salir) en esa situación conviene tomar el seguro. La expectativa estaría a favor del jugador.

Si se cuentan cartas entonces se sabe la proporción cartas restantes altas/bajas y se puede actuar en consecuencia. Si no se sabe esa proporción, mejor no hacerlo.


 

Lo que puede pasar

A continuación se ven las diferentes combinaciones con que se puede encontrar el jugador. Como ejemplo la apuesta es 10 y el seguro 5. Se marca en cursiva la opción más ventajosa.

El croupier consigue blackjack y el jugador no

  • Con seguro: El jugador gana el seguro (+10, porque paga 2 a 1) y pierde su jugada (-10) con
    lo cual se queda como empezó (0)
  • Sin seguro: El jugador pierde su jugada (-10)

 

El jugador consigue blackjack y el croupier también

  • Con seguro: el jugador gana el seguro (+10) y empata su jugada (0)
  • Sin seguro: empata su jugada (0)

 

El jugador consigue blackjack y el croupier no

  • Con seguro: el jugador pierde el seguro (-5) y gana su jugada (+15) total: +10
  • Sin seguro: el jugador gana su jugada (+15), total: +15

 

Ni el jugador ni el croupier consiguen blackjack. El jugador pierde su jugada

  • Con seguro: el jugador pierde el seguro (-5) y pierde su jugada (-10), total = -15
  • Sin seguro: el jugador pierde su jugada, total = -10

 

Ni el jugador ni el croupier tienen blackjack. El jugador gana su jugada

  • Con seguro: el jugador pierde el seguro (-5) y gana su jugada (+10), total = +5
  • Sin seguro: el jugador gana su jugada, total = +10

 

Ni el jugador ni el croupier tienen blackjack. El jugador empata

  • Con seguro: el jugador pierde el seguro (-5) y empata su jugada (0), total = -5
  • Sin seguro: el jugador empata su jugada (0)