Apuestas paralelas

Muchas veces se pueden encontrar en mesas de juego (sobre todo en las electrónicas) unos tipos de apuestas sencillas que no tienen nada que ver con el propio juego en sí o son independientes de si el jugador gana o pierde frente al crupier. Y son sencillas: el jugador no tiene capacidad de elección una vez ha apostado, si la suerte le sonríe gana y en caso contrario pierde.


 

¿Por qué?

Son un tipo de apuestas muy baratas, fáciles y por tanto atractivas al jugador. Atractivas además porque en algunos casos la ganancia puede ser muy alta (por ejemplo pagos de 1000 a 1) y al jugador no le importa apostar frecuentemente poca cantidad con la esperanza de ganar un buen pellizco de dinero.

Pero sobre todo son un muy buen negocio para el casino, por el alto margen de la casa que tienen. Son fáciles de gestionar por parte del crupier y no requieren que el jugador se tome su tiempo para pensar (como por ejemplo cuando pide o se planta en su mano de Blackjack). Con lo cual son también apuestas muy ágiles que no hacen perder ritmo al desarrollo normal de las partidas.

Cada juego tiene sus apuestas típicas, que se pueden ver en las secciones correspondientes de esos juegos. Por ejemplo el Ultimate Texas Hold’em tiene la famosa apuesta trips, o el Three card Poker cuenta con otra conocida apuesta sobre 6 cartas, juntando las del crupier y el jugador.

Se van a analizar a continuación alguna de las más típicas en el Blackjack.

 

Over/Under 13

El jugador apuesta a que las dos primeras cartas sumen más o menos de 13 puntos y si acierta se le paga lo mismo que apostó. El as siempre suma 1. Si la suma es 13 pierde siempre. Hay 169 combinaciones posibles de las 2 primeras cartas (13×13) de las cuales:

  • 79 suman más de 13
  • 76 suman menos de 13
  • 14 suman 13

 

Ya se ve a primera vista que es mejor apostar over que under. De todas formas las dos son malas opciones.

El margen de la casa para el over sería: (1 x 90/169) – (1 x 79/169) = 0.065 = 6.5%. Para under: 10%.

 

Royal Match

El jugador gana si sus dos primeras cartas son K y Q del mismo palo y se le paga 25 a 1. También gana con dos cartas cualesquiera del mismo palo aunque no sean K y Q, cobrando menos (2.5 a 1).

En el primer caso, las probabilidades de obtener una K o Q y luego la contraria del mismo palo son:

48/312 x 6/311 = 0.003% = 0.3%

Las probabilidades de obtener dos cartas del mismo palo con 6 barajas son:

312/312 x 77/311 = 0.2475 = 24.75%.

Pero a esto hay que restarle el caso anterior, dos cartas del mismo palo K y Q, que ya ha sido contemplado antes. Con lo cual las probabilidades son:

0.2475 – 0.003 = 0.2445 = 24.45% de obtener dos cartas del mismo palo que no sean K y Q.

Las probabilidades de ganar algo son 24.45% + 0.3% = 24.75%, con lo cual las de perder son: 75.25%

El margen es: (1 x 0.7525) – (2.5 x 0.2445 + 25 x 0.003) = 6% que como se ve es muy parecido al margen de la apuesta over anterior.


 

King’s Bounty

Este es un caso mucho peor. Puede parecer atractivo por lo alto que se pagan algunas apuestas pero las probabilidades son muy pocas y el margen de la casa muy alto.

El concepto es sencillo. Siempre que se tienen 20 puntos se gana algo y algunos tipos de jugada se pagan mucho.

Para simplificar no se van a calcular las probabilidades esta vez. Véase como la apuesta que se paga 1000 a 1 tiene una probabilidad de 1 entre 66666.

 Jugada Pago Probabilidad
20 no del mismo palo 4 a 1 0.075%
Dos reyes distinto palo 6 a 1 0.0045%
20 del mismo palo 9 a 1 0.02%
20 del mismo palo y figura 20 a 1 0.004%
Dos reyes mismo palo 30 a 1 0.0009%
Dos reyes de picas 100 a 1 0.0003%
Dos reyes de picas y blackjack del crupier 1000 a 1 0.000015%

 

Y la probabilidad de no ganar nada: 0.89

El margen de la casa es:

( 1 x 0.89 ) –

( 4 x 0.075 + 6 x 0.0045 + 9 x 0.02 + 20 x 0.004 + 30 x 0.0009 + 100 x 0.0003 + 1000 x 0.000015 ) = 0.2316 = 23.16%.

Una barbaridad.

Lo que ocurre aquí es que se está explotando uno de los puntos débiles del Blackjack así como de otros juegos de mesa. El jugador nunca va a ganar mucho dinero en cada mano con respecto a lo que apostó. No existen botes altos (jackpots) como premio. En las tragaperras por ejemplo sí que lo hay. También en algunas modalidades de Poker y en la Ruleta. El jugador puede ganar mucho dinero de una vez.

Con esta apuesta paralela, se incorpora este aliciente al Blackjack, lo que ciertamente le da un punto de emoción que le faltaba. Pero a un precio excesivamente alto.

 

Un buen negocio para el casino

La realidad es que el jugador perderá más dinero con este tipo de apuestas que con el Blackjack en sí.

Veamos cuando perderá jugando 100 rondas al Blackjack apostando 2€ por ronda. Se supone un margen de la casa típico europeo (0.55%).

100 x 2 x 0.0055 = 1.1€ de pérdida.

¿Y si apuesta siempre en King’s bounty, con la esperanza de ser pagado 1000 a 1?

100 x 1 x 0.23 = 23€ de pérdida.

Se podría argumentar que el jugador está apostando poco al Blackjack. Supongamos que apuesta 5€ o 10€ en vez de 2€.

100 x 5€ x 0.0055 = 2.75€ de pérdida.

100 x 10€ x 0.0055 = 5.50€ de pérdida.

Incluso así, siguen siendo menores las pérdidas jugando al Blackjack que a las apuestas paralelas.

 

¿Hay algún modo de que esto merezca la pena?

Si, así es. Algunas de estas apuestas son vulnerables a sistemas de conteo de cartas. En libros (un buen ejemplo es The Big Book of Blackjack de Arnold Snyder) y sitios de Internet hay información sobre el tema. Por ejemplo, las apuestas Royal Match y King’s Bounty se basan en dieces y figuras. Se puede llevar una cuenta que sólo considere ese tipo de cartas y a partir de un determinado valor, apostar o no.

Lo malo es que esto es muy difícil de hacer. La mayoría de apuestas paralelas, al menos en España, se hacen en mesas donde se usan barajadoras continúas que, como sabemos, imposibilitan el contar cartas.