Un juego casi perfecto

Es el juego de moda en los casinos. Se trata de una variedad sencilla del famoso Poker Hold’em que se juega contra el crupier.

Lo tiene todo para triunfar:

  • Juego divertido y completo
  • Basado en la variedad más famosa de Poker
  • Cuenta con reglas sencillas pero no es tan simple como otros
  • Margen de la casa bastante decente y con apuestas bajas normalmente
  • Estrategia relativamente sencilla
  • Se juega a un ritmo más bien lento
  • No se juega contra otros jugadores y por tanto el dinero que ganemos, se lo ganamos al casino
  • No hace falta saber farolear ni intentar adivinar las jugadas de los demás

 
Además cuenta con una apuesta paralela que le otorga una dosis extra de emoción con un margen para la casa razonable, a diferencia de apuestas paralelas de otros juegos (King’s bounty por ejemplo, que es pésima)

¿Qué le falta para ser perfecto? Ser un juego batible.

No se puede ganar a largo plazo. Contar cartas no tiene sentido y compartir la información de las cartas con otros jugadores sólo hace que mejore un poco el margen, pero sigue estando del lado del casino.

Más información en: https://www.jugandoencasinos.com/ultimate-texas-holdem/