¿Ser o no ser… egoísta?

La imagen muestra una situación curiosa. El jugador tiene una mano que NO debería abrir según la estrategia básica.

Pero otra persona ha hecho una apuesta bastante más grande en su casilla, y si el jugador principal opta por abrir la mano, el otro puede elegir entre apostar a las dos o sólo a la primera.

¿Qué haríamos si fuéramos ese segundo apostador?. Tenemos tres opciones:

  • El jugador principal no abre y tenemos una muy mala mano de 14 vs 8
  • El jugador principal abre y jugamos sólo a la primera mano, con lo que apostamos a una mano menos mala de 7 vs 8
  • El jugador principal abre y apostamos a dos manos menos malas de 7 vs 8

 
Cuando hay malas manos, hay que intentar jugar a las que lo son menos y a las menos posibles. Con lo cual, la opción con la que menos dinero se perderá a la larga es la segunda.

Así que si ambos jugadores se conocen, es mejor que el principal se sacrifique para darle más oportunidades al segundo, que ha apostado mucho más. A la larga entre los dos juntos perderán menos dinero. La condición es esa, que la apuesta del segundo sea mucho más alta.

Y si no se conocen pues entonces el primer jugador tiene que hacer lo mejor para él y, por tanto, no abrir.

Más información al final de la siguiente página: https://www.jugandoencasinos.com/juego-en-equipo/